jueves, 15 de diciembre de 2011

Dolores de cabeza


Es bello ser comunista
aunque cause muchos dolores de cabeza.

Y es que el dolor de cabeza de los comunistas
se supone histórico, es decir
que no cede ante las tabletas analgésicas
sino sólo ante la realización del Paraíso en la tierra.
Así es la cosa.

Bajo el capitalismo nos duele la cabeza
y nos arrancan la cabeza.
En la lucha por la Revolución la cabeza es una bomba de retardo.

En la construcción socialista planificamos el dolor de cabeza
lo cual no lo hace escasear, sino todo lo contrario.
El comunismo será, entre otras cosas,
una aspirina del tamaño del sol.

Roque Dalton



El poema pertenece al libro “Taberna y otros lugares”, publicado originalmente en Cuba durante el año 1969 y ganador del premio que Casa de las Américas otorgó aquel mismo año en el género de poesía. El título refiere a la famosa cervecería “U Fleku” de Praga, la capital checa donde Roque vivió parte de su exilio entre 1966 y 1967, antes de volver a La Habana, allí donde muy probablemente se grabó este momento:  

jueves, 17 de noviembre de 2011

Sobre una repugnante nota del Partido Obrero


Con la firma de Alejandro Guerrero y el título de “Fanny Edelman y la leyenda estalinista”, la prensa del Partido Obrero publicó en su último número una nota dedicada a ultrajar la trayectoria de la presidenta del Partido Comunista, fallecida en días recientes a la infinita edad de 101 años.

Dicho artículo no certifica más que la miserable calidad humana y por ende política de su autor y de quienes conducen el agrupamiento que, con oportuna amplificación mediática, se autoproclama “la izquierda” argentina. La atontada mescolanza de personajes y rebuscados escenarios históricos que allí se mencionan denota su exclusiva intención de denigrar a la mujer ausente y al Partido que eligiera en vida. El tono demencial y la idiotez de su contenido quedan plasmados con desopilante elocuencia desde el primer párrafo: “También dicen -los que la homenajean- que fue ‘una incansable defensora de los derechos de los trabajadores’, aunque alguna vez le gritó ‘impertinente’, en Corea del Norte, a un periodista que le preguntó por qué no les daban protectores auditivos a los obreros de una fábrica de Pyongyang que se estaban quedando sordos”.

Es improbable que semejante proeza del culto a la alcahuetería, el desprecio y la difamación gratuita sea capaz de infestar la curiosidad de una lectura honesta. Cualquiera que haya formado parte activa de las luchas populares libradas desde 1983 –fecha de nacimiento del PO– puede dar perfecta cuenta del rol dañino jugado por una militancia sistemáticamente empeñada en imponer con soberbia su sectaria intransigencia “socialista” en el seno de los debates, a la hora de amalgamar el conjunto diverso de opiniones individuales y colectivas interesadas en fortalecer la voluntad común indispensable para su éxito. Hagamos sino historia no muy antigua y vayamos mejor a la escena de una asamblea: la mayoría de los participantes argumentará lo suyo sin perder de vista la verdad ofrecida con el argumento ajeno, buscará encontrar puntos de coincidencia, limar asperezas, abrir espacios de fraternidad que ayuden a defender, agilizar y ampliar las medidas impulsadas desde el gobierno a favor del pueblo; otros insistirán a los gritos en que hay que oponerse al régimen, dirán que Cristina es Menem sin patillas, declararán su apoyo “obrero” al campo golpista de los garcas y su preferencia ciudadana por Macri, pedirán para sí un voto de lástima aprovechando los canales públicos y el respaldo “obrero” cedido por los multimedios, luego brindarán con champagne en el estudio de Chiche Gelblung, y nos exhortarán por fin (¡¡Compañeros!!) a solidarizarnos con los obreros sordos de Pyongyang y condenar al kirchnerismo kimilsumista koreano.

Quisiéramos creer que se trata nomás del acto irresponsable de un insignificante imbécil que no representa el espíritu de todos los afiliados y simpatizantes del PO, con quienes marchamos juntos hace un año acompañando el dolor causado por el asesinato de Mariano Ferreyra, sumando nuestras propias banderas rojas al reclamo indignado de su esclarecimiento. Pero como hiciera tras la muerte de Gladys Marín, inolvidable presidenta del Partido Comunista Chileno, el órgano de propaganda de “la izquierda” pisotea las rosas todavía frescas conque despedimos a la camarada Fanny y celebra la muerte del Partido Comunista Argentino. Así obra el comando del PO dirigido por Jorge Altamira, supuesto gran defensor de la clase trabajadora, patético desquiciado que afirmó en más de una oportunidad la escalofriante convicción de que si llegara al gobierno –la jornada rural en que las vacas vuelen– su primer decreto sería “fusilar a todos los comunistas”.

Sin embargo los muertos que ellos matan gozan de buena salud, igual que el ejemplo inmortal de estas dos hijas del proletariado latinoamericano, ambas mundialmente respetadas y reconocidas por su pródiga labor en pos de los derechos económicos, laborales, políticos, sociales, ambientales, femeninos y reproductivos de la humanidad.

Chau Fanny
madre querida
orgullo del Partido Comunista
maestra del amor al prójimo
bella flor del pueblo argentino



domingo, 6 de noviembre de 2011

Madre

Madre, en tu día
no dejamos de mandarte nuestro amor
Madre, en tu día
con las vidas construimos tu canción

Madre, que tu nostalgia se vuelva el odio más feroz
Madre, necesitamos de tu arroz
Madre, ya no estés triste, la primavera volverá
Madre, con la palabra “libertad”
Madre, los que no estemos para cantarte esta canción
Madre, recuerda que fue por tu amor

Madre, en tu día
—Madre Patria y Madre Revolución—
Madre, en tu día
tus muchachos barren minas de Haiphong
tus muchachos barren minas de Haiphong

Silvio Rodríguez



La infinita Fanny

Las compañeras y compañeros del PC despedimos la semana pasada a Fanny Edelman, presidenta de nuestro Partido, fallecida el martes a la edad de 101 años. Sobre la estela de su partida, en nuestros corazones, queda brillando la infinita luz de su alma, fuente sagrada de inspiración para seguir luchando por una sociedad cuyas riquezas naturales y productos del trabajo se compartan entre todos sus integrantes de manera solidaria, ecuánime y armónica.

Personalmente, me despido también de mi vecina, de la señora que vivía aquí a la vuelta, en el 429 de la calle Cochabamba, esquina Defensa. Merodeando por allí una tarde de febrero, Día de los Enamorados, me crucé casualmente con una de sus mejores amigas y camaradas, Tati, custodia personal de los archivos históricos del Partido Comunista, en la profundidad de los cuales –se cuenta– Osvaldo Bayer supo bucear una larga temporada. “Estoy aquí en lo de Fanny”, me explicó. Dicho encuentro fue la señal perfecta para reparar el trance solitario que me había deparado la fecha: aún podía regalarle a Fanny mis flores de San Valentín. Y así, con un ramo de margaritas blancas, llevo yo mi recuerdo barrial de ella, en su hogar, entre magníficas plantas interiores, libros, ventanales al sur y otro sinfín de íntimas cosas que ahora son el paisaje que más la extraña.

Días después la visité en su oficina del Comité Central para una breve entrevista documental ávida de saborear, de primera mano, algunas imágenes de la gran aventura vivida junto a los hombres y mujeres del mundo entero que se alistaron para defender a España de las armas del fascismo. Su memoria me condujo a 1936, el año en que murieron Lola Mora y Gardel:

Eran los tiempos del golpe de Uriburu y Justo cuando empecé a vincularme con los presos comunistas y anarquistas. Así me incorporé al Socorro Rojo, donde me propusieron afiliarme al Partido Comunista. Dije que sí sin saber qué era el comunismo ni cuáles eran sus ideales, pero empezando a comprender que la dictadura y su efecto sobre las condiciones de vida del pueblo tenían una relación íntima. Esos años fueron determinantes para mi futuro. Me convertí en una militante, y en el fragor de la lucha conocí al que sería mi compañero para siempre, Bernardo Edelman.

Bernardo era periodista de La Vanguardia, órgano de difusión del Partido Socialista, que en ese momento estaba sumido en una fuerte discusión interna destinada a fracturarlo. Tan así que Bernardo optó por madurar sus divergencias yendo a escribir para la prensa de la Federación Nacional de la Construcción, sindicato que jugó un papel crucial en la huelga general del ‘36. El 1936 fue un año de paros y manifestaciones obreras contundentes, al punto que aceleraron el reingreso al Senado del proyecto de Ley de Represión al Comunismo que sirvió para perseguir al conjunto de la izquierda nacional. Bernardo y yo nos casamos ese mismo año, cuando estalló la Guerra Civil Española.

En aquel momento se realizaban también las Olimpiadas de Berlín. Había muchos deportistas que al concluir su participación en los juegos, con las medallas flamantes colgando del cuello, se iban directo a España para incorporarse a los frentes. Bernardo se enteró de las Brigadas Internacionales y resolvió, junto con un amigo, unirse a ellas. Llegó una noche a casa y me dijo: “¿Qué te parece si me voy?”. Le contesté: “Claro que sí. NOS vamos”.

Los argentinos dimos origen a un movimiento solidario que desplegó una presencia enorme en todo el país. Pese al trabajo conspirativo de la Sección Especial de la Policía, fue una labor increíble de ayuda política y material. Comida, ropa, ajuares tejidos por las mujeres de aquí para los bebés que nacían en el bando republicano. Contábamos con el apoyo de Ángel Gallardo, embajador de la República Española, un católico militante a quien no le preocupaba que la ayuda proviniera de socialistas, comunistas o anarquistas. Baiocco, un compañero de la colectividad italiana, era el encargado de la salida ilegal de los compas que iban para España. El PC tenía por entonces mucha influencia entre las colectividades extranjeras.

Por su parte, el Partido Socialista le entregó a Bernardo 500 pesos: 250 para pagar la tercera clase del barco en que viajamos, y 250 para moverse a su llegada a París. Los 500 pesos necesarios para mi propio pasaje se reunieron gracias a la colecta organizada por mis compañeros. Nuestra ruta de ingreso a la guerra arrancó en septiembre del ‘37, zarpando desde Montevideo a bordo del carguero “Olympier”. Viajamos con un grupo de españoles y un periodista argentino del que se me escapa el nombre. También iban unos búlgaros radicados en Comodoro Rivadavia y unos albaneses que vivían en el conurbano bonaerense. Al cabo del Atlántico interminable por fin desembarcamos en el puerto belga de Amberes, y de ahí en tren hasta París, donde inmediatamente contactamos al Socorro Rojo Francés.

París era el punto donde se coordinaba toda la acción solidaria mundial. El movimiento antifascista levantado en Europa había sido ya despertado a comienzos de la década, cuando Henri Barbusse, Romain Rolland, Thomas Mann y el propio Albert Einstein convocaron a una reunión de intelectuales que alertó a los pueblos sobre el peligro que representaba el nazismo en Alemania. En esos días que estuvimos en París se inauguró la Exposición Internacional Anual y con Bernardo aprovechamos para verla. Entre toda esa serie de obras exquisitas había una que destacaba por su imponencia. Era el “Guernica” de Pablo Picasso.

En la embajada española en París tramitamos los papeles necesarios y partimos hacia Perpignan, y de Perpignan a Cerbère, frontera con Portbou, primera ciudad catalana en la provincia de Girona. Al llegar a Barcelona nos vinculamos con el Partido Comunista, que nos propuso movilizamos a Madrid con las milicias populares, germen del ejército que unificó la dirección de las guerrillas con el objetivo apremiante de garantizar la defensa de la capital.

Yo me reportaba al Socorro Rojo y Bernardo a la Unión de Juventudes Socialistas. Bernardo era corresponsal de guerra del periódico La Nueva España, una tirada de sesenta mil ejemplares que publicaba la Federación de Organizaciones de Solidaridad con la Guerra Civil Española, que incluía entre muchas a la Comisión Argentina de Mujeres y a los Jóvenes de Ayuda a la España Leal. El Socorro Rojo tenía como tarea fundamental abastecer las necesidades de las tropas, distribuir los alimentos, vestimentas, calzados, y cuidar además a los familiares de los combatientes.

Contra todos nuestros deseos y convicciones, tuvimos que volvernos a la Argentina por pedido del Partido Socialista. Bernardo se negó hasta el último momento a abandonar su trinchera, y aquel regreso forzado lo terminó de convencer que había llegado la hora de pasarse conmigo al Partido Comunista.

Salimos de España a fines de 1938. Cruzando la alta frontera de los Pirineos los soldados me quitaron una carta hermosa que me había llegado desde Buenos Aires, escrita por mi hermano, David Jacovkis. Les rogué por favor que no me la quitaran, pero tenían órdenes estrictas de no dejar salir un solo papel. La política oficial de los ingleses, franceses y norteamericanos fue de una perfidia inimaginable. La carretera hacia París estaba abarrotada de pertrechos que el gobierno francés había prohibido dejar pasar. Mi madre, Aída, de origen ruso, murió mientras yo estaba allá en la guerra.
El siglo tempestuoso avanzó entre gigantescas olas revolucionarias y contrarrevolucionarias. Los monstruos enviados desde el abismo imperial se devoraron miles, millones de compañeros. Fanny se mantuvo aferrada a su barca de velas rojas, salvando vidas, hundiendo dictaduras, sacando la democracia a flote, desafiando a los cantos del arrecife que amenaza hundirnos y que a diario nos convida para abandonar cubierta. Las estrellas de la liberación guiaron el rumbo de sus sueños, y llegó al Mar de la China, a los golfos de Vietnam, a las costas de Cuba y Nicaragua. En la mañana borrascosa de los ochenta avistó el faro más alto de El Salvador.

Sus últimos actos políticos fueron votar por Cristina, aplaudir la goleada, dar aliento a los siguientes pasos, y alejarse finalmente en paz, con el amor satisfecho, la jornada parlamentaria en que las mujeres y hombres de su país izaron en pareja la bandera elemental de sus derechos reproductivos comunes.

Chau Fanny, presidenta del Partido Comunista, querida madre, gloria, victoria y felicidad por siempre del pueblo argentino.

JBE
Domingo 6 de noviembre del 2011
para Tati

jueves, 6 de octubre de 2011

Canción sin rodillas

Una canción muy popular entre la juventud revolucionaria salvadoreña, que yo descubrí una tarde del año 2004 en el gimnasio de la Universidad de El Salvador, cuando su autor, el nicaragüense Salvador Bustos, la cantó como parte de la bienvenida que los trovadores centroamericanos le regalaron a Alejandro Filio para su primer visita al país. El tema apareció originalmente en el álbum “Tragaluz”, de 1985, grabado en los EEUU con la producción de Jackson Browne. La voz femenina que lo acompaña hacia el final es la de Katia Cardenal



δημοκρατία

“Algunos pensadores consideran a la democracia ateniense como el primer ejemplo de un sistema democrático. Otros han criticado esta conclusión, argumentando por un lado que tanto en la organización tribal como en antiguas civilizaciones en todo el mundo existen ejemplos de sistemas políticos democráticos, y por otro lado que solo una pequeña minoría del 10% de la población tenía derecho a participar de la llamada democracia ateniense, quedando automáticamente excluidos la mayoría de trabajadores, campesinos, esclavos y las mujeres” (Wikipedia)

Represión en la Plaza Sintagma de Atenas, miércoles 5/10/11

Me pregunto si el pensador galego Ignacio Ramonet pedirá la urgente intervención humanitaria de la OTAN en defensa de la civilización griega.


La mujer/trabajadora/esclava golpeada es Tatiana Bolari,
fotoperiodista de la Agencia Eurokinissi.
Las fotos fueron tomadas por su colega Yannis Behrakis, de Reuters


martes, 4 de octubre de 2011

La rabia imperio asesino de niños

Dedicado a Ignacio Ramonet, Pedro Brieger, Atilio Borón, Eduardo Febbro, Página 12 y la Cancillería Argentina.



miércoles, 28 de septiembre de 2011

Tienes una historia, cariño


Isabel Pisano, nacida en Montevideo en 1948, es una actriz uruguaya que ha trabajado en películas como “Boquitas pintadas” (Leopoldo Torre Nilsson, 1974) “Casanova” (Federico Fellini, 1976) y “Bilbao” (Bigas Luna, 1978). Su otra vocación, el periodismo, la llevó como corresponsal de guerra a Palestina, Líbano, Chad, Irak, Bosnia y Somalia. Es autora de varios libros, entre ellos “Yo puta - Hablan las prostitutas”, publicado en el 2001, que se convirtió en un auténtico best seller. Estuvo casada con el compositor argentino Waldo de los Ríos, de quien enviudó en 1977. Durante una conferencia de prensa celebrada en Bagdad durante la Primera Guerra del Golfo, en 1990 conoció a Yasir Arafat, líder de la Organización para la Liberación de Palestina, iniciándose entre ellos una relación que duró doce años. Tras su fallecimiento, Isabel le dedicó una biografía donde sostiene que su ex compañero fue envenenado de forma paulatina a través de los medicamentos, y que para mancillar su leyenda los servicios israelíes se encargaron de diseminar la creencia de que Arafat era homosexual y había muerto de sida.

En la siguiente entrevista realizada por Jesús Quintero, Isabel Pisano habla de Libia:



viernes, 23 de septiembre de 2011

¿Quién dijo lo de los zapatos?

El vocero del gobierno argentino desmintió la noticia divulgada por algún medio norteamericano, la cual informaba sobre supuestos gastos suntuarios efectuados por la presidenta Cristina en su última estadía en Paris. El medio encargado de difundir que CFK gastó 110 mil dólares en zapatos de Christian Louboutin es el New York Post, propiedad del magnate australiano nacionalizado estadounidense, Keith Rupert Murdoch, famoso por el escándalo de las escuchas ilegales que acabaron en julio pasado con el cierre del tabloide británico “News of the World”, otro de sus juguetes mediáticos.


La foto muestra los zapatos que Ángela Merkel y Cristina lucieron durante el encuentro celebrado en Berlín, octubre del 2010, un mes antes de dispararse los trascendidos sobre una hipotética insalubridad nerviosa de CFK. Fue difundida por Reuters y reproducida en distintos sitios antikirchneristas, locales y extranjeros.

jueves, 22 de septiembre de 2011

Voto “no negativo” de Argentina a favor de los golpistas libios


Los países que asisten a la 66ª Reunión Anual de la ONU emitieron el viernes 16/09 pasado su decisión de aceptar o no al Consejo Nacional de Transición como representante legítimo de Libia. Para vergüenza de la historia mundial, la petición (léase del verbo petear) se aprobó con 114 votos favorables. Sólo 17 países se opusieron a una nueva humillación de la carta fundacional del organismo y votaron por la negativa: Angola, Bolivia, Cuba, Congo, Ecuador, Guinea Ecuatorial, Kenia, Lesotho, Malawi, Namibia, Nicaragua, Sudáfrica, Swazilandia, Tanzania, Venezuela, Zambia y Zimbawe. Hubo 15 abstenciones, entre ellas las de Uruguay y El Salvador.

Esta fue la posición defendida por la delegación venezolana:



Así votó la República Argentina: YES


Solíamos decir que la política exterior era uno de los aspectos más positivos de nuestro gobierno. Vamos tachando.

lunes, 19 de septiembre de 2011

Maradona por los Cinco

La Embajada de Cuba en la Argentina informa hoy que Diego Maradona se unió formalmente a la Campaña Mundial por la Libertad de los Cinco, que cumplen ya 13 años prisioneros del régimen norteamericano. En una carta personal dirigida al presidente Obama, Maradona le solicitó respetuosamente que “haciendo uso de sus facultades constitucionales, LIBERE INMEDIATAMENTE A GERARDO HERNÁNDEZ, RAMÓN LABAÑINO, ANTONIO GUERRERO, FERNANDO GONZÁLEZ Y RENÉ GONZÁLEZ, Y FINALMENTE SE HAGA JUSTICIA”.

El Diego vuelve a poner de manifiesto que su genio deportivo es indisoluble de su entereza humana general, que sigue haciendo historia.



viernes, 16 de septiembre de 2011

Canción a una bala

En 1981 me encontraba realizando mis estudios en la URSS cuando tuve que regresar a mi país llamado por la guerra y por mi Partido. Me integré al frente y combatí con las FAL hasta el fin de la guerra con el nombre de Mauricio.

En enero del ‘87 fui enviado desde Guazapa, junto con un grupo de compañeros, a la provincia de Chalatenango, exactamente al lugar conocido como La Montañona, cerca de la frontera con Honduras, a unos 8 km al norte del municipio de Las Vueltas. Ahí, en la parte más alta de La Montañona, estaba ubicada la “Escuela político-militar Capitana Ileana de las FAL”.

La escuelita, como le decíamos, era la entrada de todo el mundo a la guerra. Las FAL habían echado a andar esa iniciativa con el objetivo de vincular la práctica diaria que significaba sostener la guerra, con la teoría revolucionaria. Allí se realizaban todo tipo de tareas y se estudiaba el por qué de la guerra, las razones para luchar, para sumar así a los esfuerzos militares la consolidación política e ideológica de los combatientes. Por tandas, los compañeros iban a pasar un tiempo ahí. No era tanto una obligación como una necesidad.

La escuelita, al momento de mi llegada tenía unos sesenta compañeros. Muchos de quienes se incorporaron a las filas guerrilleras iban a cero conocimiento de qué se trataba. A mí como salvadoreño me impactó mucho, cuando llegué al frente, la cantidad de compañeros internacionalistas que estaban participando del proceso revolucionario de mi país. Producto de la clandestinidad, llegábamos al frente desconociendo el inmenso contingente de personas de otros países que se encontraban en los distintos campamentos y en las diferentes organizaciones que componían el FMLN. El enemigo utilizaba este gesto para presentar en su campaña publicitaria que “esta guerra no es de salvadoreños” y justificar así la intervención de los EEUU. La verdad era la necesidad de estos compañeros de aportar su valor a nuestra lucha y conocer nuestra experiencia.

Ahí conocimos un grupo de combatientes argentinos: Cope, Víctor, Platini, Sergio y Rodolfo. Sergio estuvo un tiempo en la escuela hasta que después se fue a cumplir tareas con las unidades de las FPL y llegaba de visita cada dos semanas. Allí conocimos a Fernando, chileno, que cayó en 1989 en Ciudad Delgado; Ramón, de Costa Rica; dominicanos: el negro Javier, que ya se volvía para su patria y César, que era médico y sastre; Karim, otra chilena. Anteriormente habían estado otros dos compañeros argentinos, Anita y Roque. Fabricio, un estudiante de medicina venezolano que murió en el ‘88 en un enfrentamiento con el Batallón Atlacatl.

En los primeros años, el concepto que se tenía de la guerra era que allí sólo se tiraban tiros. Y no. Se cumplían las más diversas tareas que hacían posible el avance y la resistencia. Una tropa sin maíz, sin frijoles, sin arroz, cómo podía subsistir? De eso se encargaba Víctor, aunque renegara y se lamentara. A una tropa sin botas o con los uniformes descosidos le es difícil ir al combate. Ahí entraba la labor de César.

Como había compañeros que no sabían leer ni escribir, en los ratos libres se sacaban cuadernos y lápices. Ahí Rodolfo colaboró como maestro.

En la convivencia con la tropa, las diferencias culturales podían hacer que se encajara mejor o peor. Había que elegir con quién compartir la champa, con quién compartir los momentos de descanso. Rodolfo cuajó muy bien con los demás. El venir de la ciudad para internarse a la vida guerrillera en el campo no era fácil. Los que eran de la zona o estaban hacía tiempo ahí, a veces se comportaban como intentando probar a los recién llegados. A algunos les era más difícil que a otros, y a los internacionalistas siempre les costaba más. “Yo no me quiero dejar mandar por ningún extranjero”, era una expresión que después la convivencia se encargaba de romper.

A Víctor lo tenían por enojado los compañeros, que eran muy jóvenes, entre 15 y 17 años. A los 17 años eran considerados viejos. A nosotros nos decían viejitos. Cuando se daban cuenta que nos cansábamos en las caminatas nos decían “¿Qué vienen a hacer estos viejitos a la guerra? Nos cuesta mucho cuidarlos!”

A Víctor le gustaba mucho regañar a la tropa y entraba en conflictos de relación fácilmente.

Sergio era más calmado, más tranquilo, igual que Cope. Podían estar los combates ahí cerca y con mucha tranquilidad asumían sus tareas diarias. Rodolfo era aún más tranquilo.

En ese tiempo las operaciones del enemigo eran bastante seguidas y requerían de un nivel contundente de respuesta. La guerra había entrado en un nuevo período. Había comenzado la movilización permanente de las unidades guerrilleras para contrarrestar los ataques enemigos. A nivel nacional, pero sobre todo en la provincia de Chalatenango. Después de estar tres meses recibiendo instrucción en la escuela, Rodolfo fue directamente asignado con el grado de teniente a un pelotón de combate que se movilizaba por Las Vueltas y que acostumbraba andar por la zona de Las Bolsitas, cerca de La Ceiba, a una media hora de la escuelita. Los compañeros que salían con él comentaban que esa tranquilidad de Rodolfo nunca la perdía en los combates.

Cope también era excelente combatiente. Había un compañerito de 14 años de edad, Marvin, que después de haber sostenido un enfrentamiento prolongado con el enemigo, me decía “Me gustaría salir con Cope otras veces porque no se agüeva. Se mantuvo en la trinchera y nunca dio señales de querer retirarse”.

Sergio todavía estaba con las unidades de las FPL. Era un acuerdo de cooperación realizado con la idea de que los compañeros conocieran la experiencia política y militar de las otras organizaciones. El compartir esta experiencia rompía esquemas. Yo tuve la oportunidad de estar trabajando ocho meses con los compañeros de las FPL, en la producción de Radio Farabundo Martí, en el ‘84, ahí mismo en La Montañona, en una zona muy alta que se llama El Rótulo de los Monos, dos años antes de conocer a este grupo de compañeros internacionalistas.

Tuve la oportunidad de viajar a Chalatenango en el mes de marzo del año ‘98 pasado. Fui con cuatro compañeros que estuvieron para la misma época, en esas zonas donde se movían las FAL. Fuimos a Los Ramírez, al Cacao, a las Bolsitas. Aquella experiencia con los compañeros internacionalistas es imborrable. El respeto a su heroísmo, a su solidaridad. Fuimos a la Quebrada de la Cimarrona, donde tantas veces nos bañamos en el río, donde tantas veces tuvimos instalada la cocina.

Cuando uno dice Los Orellana, Los Ramírez, Los Beltrán, Los Guardado, habla de zonas bautizadas por los guerrilleros con el nombre de las familias que habían habitado esos lugares, familias muy numerosas y humildes que tuvieron que evacuar la zona ante la embestida del Ejército. A ésas zonas nos dirigíamos tres o cuatro veces por semana a buscar el frijol, el maíz, el arroz. En todos esos caseríos la gente cooperaba con nosotros. Nos vendían a precio preferencial para la guerrilla. Víctor tuvo que conocer personalmente a todos los tienderos, quién vendía mas barato esto y quién lo otro. Se conocía de memoria toda el área que nos rodeaba.

En la escuelita cada día se asignaba a un compañero para dar el matutino. A las cinco de la mañana nos levantábamos. Allí en La Montañona hace un frío tal que el agua amanece con escarchita. Echarse esa agua en la espalda que te hacía saltar, luego ayudarse con el jarro caliente de café y después a realizar los ejercicios físicos. Cada uno diariamente se turnaba para dirigirlos. Cuando algunos mandaban muchas pechadas o lagartijas, o muchos parachutes (caída de paracaidistas), al día siguiente andábamos bien yuca, bien duros todos.

La mayoría de los guerrilleros usaban gorra, pero Rodolfo andaba con un sombrerito color verde. Llegaba de una operación militar, dejaba el fusil pegado al poste y se ponía a moler el maíz en la cocina. Siempre que se regresaba de una misión, se continuaba con las diferentes tareas logísticas.

Una vez veníamos retirándonos de una ofensiva del enemigo y Rodolfo venía muy enfermo del estómago. Las comidas crudas muchas veces, o sin sal, y las diferentes costumbres alimenticias solían hacer estragos en los estómagos de alguna gente, en especial de los extranjeros. Veníamos escapando del enemigo y “Ya no aguanto”, dijo Rodolfo. Y ya no aguantó y ahí mismo se bajó los pantalones.

En el ‘87 el Ejército asentado en Chalatenango se propuso que no le daría paz a la guerrilla en esa zona. El Coronel Ochoa Pérez, comandante de la 4ª Brigada de El Paraíso, hacía declaraciones constantemente acerca de sacudir, de hacer trabajar más a la guerrilla. Los operativos sobre la zona de Las Vueltas se hicieron más continuos.

Nosotros por nuestra parte entendíamos que si ellos no acudían al combate, había que salir a buscarlos. Era una de las líneas de la Guerra Popular Revolucionaria.

Una guerra que se alargó. Y donde el enemigo recurrió entonces a la táctica de romper internamente a la guerrilla. De revertir guerrilleros. Con graves repercusiones.

Chalatenango no escapó a ese intento de infiltración. El Ejército reclutó a muchos pobladores que formaban redes para descubrir nuestras rutas, suministrar información de cuántos éramos, de por dónde solíamos aparecer.

En la propia tropa ya se empezaron a dar casos de unidades guerrilleras que salían de exploración y cuando se topaban con una patrulla enemiga, ponían el fusil boquilla abajo, como una señal preconvenida de no-combate. La táctica en ese caso era de convencer a los compañeros de permanecer en la guerra sin combatir. Poder sobrevivir a la guerra, sin cumplir las tareas revolucionarias.

Al igual que nosotros saboteábamos los puntos vitales de la economía nacional que solventaba al enemigo, ellos comenzaron a sabotear nuestra propia economía. Los compañeros llegaban a poner las cargas de explosivo en un poste del tendido eléctrico y se encontraban con que las cargas, sutilmente mojadas con una jeringa, no explotaban.

Hubo que preparar equipos ideológicamente muy sólidos para poder detectar ese trabajo. Trabajo enemigo que hizo mucho daño, en el sentido que se transformó en una lucha al interior de las unidades guerrilleras, lo que provocó en un momento mucha desconfianza. Cualquiera podía sentirse tocado.

Se formaron equipos de vigilancia que, por la delicadeza del asunto, recurrían a compañeros de una especial consistencia política e incluso física. Pues cuando se descubría una red de ésas, se convocaba a una reunión y a una señal del jefe los miembros del equipo desarmaban al infiltrado. Hubo casos en que al momento de la detención los tipos mataban a sus compañeros.

Rodolfo reunía las dos condiciones, por lo tanto le tocó participar de esos equipos. Él había llegado a principios ‘87 como un niño bonito y grandote que el Partido Comunista Argentino había mandado junto a los otros compañeros. Primer enflaqueció rápidamente. Pero mes a mes fue agarrando fuerza y terminó hecho un diablón que cargaba 50 libras en el lomo durante horas sin quejarse.

Todas las etapas de la guerra fueron difíciles, pero ésta, de la cual participaron aquellos compañeros internacionalistas, fue particularmente delicada pues se debía tener mucho tacto para no equivocarse.

Fue una época que requirió de muchas virtudes para atravesarla a salvo.

En este momento de transición aún de la guerra a la posguerra, a veces se me trata de que yo mucho hablo del conflicto. Me ha sucedido en mi lugar de trabajo, ámbito por cierto muy distinto al de la guerra, que me digan que mucho insisto yo en ese período. Y yo trato de reflexionar.

Eso ha sido parte nuestra. Si tratamos de quitar, de desvincular esa parte, estaremos olvidando nuestras propias vidas y la de nuestro país. Yo no puedo olvidar eso. Comprendo claramente que ese período nos permite valorar hoy qué es lo que debemos hacer, por donde debemos continuar. La lucha hoy quizás se ha vuelto más compleja, pero la complejidad no nos debe confundir en cuanto hay que seguir validando lo que siempre fue válido: la Guerra Popular Revolucionaria. Personalmente pienso que el FMLN atraviesa una situación bien difícil, que requiere de mucho esfuerzo por consolidar el perfil revolucionario conque le dio y debe seguir dándole esperanza a la gente. Validar su carácter revolucionario será validar los años que vivimos en guerra.

La muerte me sigue impactando. Yo tengo aquí metido lo del 16 de septiembre, el 3 de mayo cuando Italo, segundo jefe del Batallón Aguiñada Carranza, pierde su pierna en Guazapa. Que Juan Macarela cayó en mayo del ‘88 combatiento contra una unidad del BIRI (Batallón Irregular de Reacción Inmediata) Ramón Belloso.

Para agosto y septiembre del ‘87, las operaciones enemigas en la zona se habían incrementado fuertemente.
El 16 de septiembre Rodolfo estaba en una misión de combate sobre unos cercos de piedra que están rumbo a Los Orellana. Con 22 años, venido de Argentina igual que el Che Guevara, comandaba una escuadra de siete combatientes, entre los que estaban Marno y el Gato Douglas, que habían compartido ya muchas operaciones militares con él, Marvin, Carlitos, y Tobías. El día anterior habíamos tenido una larga conversación en la cocina del Caraito, en la que me contó algunas cosas sobre su vida en su país y algunas opiniones sobre esta experiencia con la guerrilla salvadoreña.Me contó que le iba al Independiente, donde jugaban varios de la selección campeona del mundo en México, con Maradona.

Como a las 11 de la mañana fueron emboscados por una unidad de la 4ª Brigada de Chalatenango, que asediaba la zona constantemente. A la vuelta los compañeros informaron que el teniente Rodolfo había muerto en la emboscada, alcanzado por una bala que le dio en medio de la frente.

Cerca del mediodía del 16 de septiembre de 1987, encabezando una unidad de las FAL en La Montañona, Chalatenango, cerca del caserío de Los Orellana, El Salvador.

A las pocas horas ya estabamos movilizándonos para otro campamento porque el enemigo se nos venía encima.

En los años ‘90, estando en Nicaragua, fue que supe su verdadero nombre: Marcelo Feito.

(Carlos Castaneda, Mauricio, fue elegido diputado por el departamento de Sonsonate en las elecciones de marzo del 2000. Reelegido en el 2003 y en el 2006, siguió integrando la bancada del FMLN en la Asamblea Legislativa de El Salvador. En 2009 el FMLN ganó las elecciones generales, y desde entonces Carlos es funcionario del Ministerio de Defensa)

Marcelo Feito
alias Teniente Rodolfo

sábado, 10 de septiembre de 2011

Los Schlenker, manifestación nazi argentina


por Matías Bustelo

La reciente condena a prisión perpetua para Alan y William Schlenker por el asesinato de Gonzalo Acro no es sólo el más elocuente dictamen judicial de los últimos tiempos contra la barbarie justificada en la pasión futbolera; es también una advertencia sobre un largo proceso por el cual muchos ciudadanos argentinos de apellido alemán se han escudado en rasgos y orígenes centroeuropeos para excusar un comportamiento exacerbado, que ya desde Arminio hasta Hitler y sus secuaces de todas las etnias viene colmando al mundo de la más sanguinaria gama de muertes inducidas, con genocidios y todo.

Este comentario inicial, que a simple vista podrá ser tildado de germanofóbico, no nos evita inferir que son los Schlenker hijos de una conducta que los forjó fuertes y bien vistos, ya por las damas de la farándula (como Moria Casán, que se fotografió con el apuesto asesino William para la revista Caras un día después de haberse cometido el asesinato de Acro), como por una sociedad lamentable que ve “bien nacido” a todo individuo con sus nobles rasgos y su sonoro apellido; una sociedad tontamente acomplejada, que no encuentra tanta nobleza en los bien criados de rasgos sudamericanos como la encuentra en los hijos de los equivocados de Europa.

Se dirá que Osvaldo Bayer es también alemán, como lo es aún el vasto espíritu de Thomas Mann, Carlos Marx y de los hermanos Grimm. Pero estos saludables nombres de sonoridad centroeuropea, como el de los Schlenker, nunca se valieron de su etimología para ganar camino en el mundo de los pueblos con complejo de inferioridad (como sin duda es el nuestro), sino que salieron al mundo para dar la pauta de que el centro de Europa también construye magia como Brahms, piensa con razón, se enoja con la peligrosa violencia de Bismarck, ejerce lo justo como lo injusto, ama con pasión a veces digna y a veces equívoca y hasta sabe enfrentar al mundo central británico, que aún impera, con dignidad altanera y (hay que decirlo) una voluntad de violenta derrota que hasta a Schopenhauer haría palidecer de tanta verdad agolpada.

Que intente un periodista, por sagaz que fuera, obtener un reportaje hondo a los miembros de la colectividad germánica que, de a miles, habitan, prosperan y hasta mandan en el conurbano bonaerense. Que lo intente y se sorprenderá de la hermosa cultura y la cordialidad indudable propia de los hijos de la Germania Magna; hasta que el reporteado le plante la barrera, esa que le permitió vivir en Sudamérica como en la Renania y que hasta al más humilde de los alemanes le ha valido ser de los mejores entre sudamericanos. Como el SS standartenführer, Adolf Eichmann, devenido Ricardo Klement en Argentina, electricista de la Mercedes Benz de González Catán y buen vecino de San Fernando. Como el cientificista Herr Doktor Josef Rudolf Mengele, impune viajero del Cono Sur. Como el abusador de menores y espía de la temible DINA chilena, Paul Schäfer Schneider. Como los hermanos Alan y William Schlenker, que amparados en el visto bueno que en nuestra patria inspira su nombre y su saludable aspecto rugbier, cometieron sus crímenes mientras eran el nuero perfecto de la suegra sudamericana promedio y viajaban por el mundo con dinero sudamericano y el salvoconducto mundial de un buen parecer ario.

Ahora los Schlenker están condenados por asesinato y porque un proceso judicial los halló culpables. También están en libertad, por razones jurídicas que este humilde redactor no entiende y no le interesa entender. Ahora pueden valerse de las eficaces redes de solidaridad que los estados poderosos han logrado tender en todo el mundo y que permitieron a los alemanes nazis valerse de los buenos alemanes sudamericanos para limpiar sus manos de sangre, ejerciendo buenos y nobles oficios que a un sudamericano que ejerciera mismo trabajo no le rendiría tan buen fruto. Como las redes inglesas que desbarataron la unidad sudamericana. Como el prototipo yankee mormonizando (o debería decir aculturando) en bicicleta por los dominios de la Madre Tierra.

Ante estas advertencias es bueno recordar que un pequeño ciudadano alemán, aunque más enorme que todo el equívoco fervor con que a los pueblos poderosos obsequió la Historia, decía parecerse “al que llevaba el ladrillo consigo para mostrar al mundo cómo era su casa”. Se llamaba Bertolt Brecht, era un amigo del ser humano y deberíamos sospechar que su buena palabra faltó en el ideario agresivo, adinerado y grosero de los hermanos Schlenker.


viernes, 26 de agosto de 2011

El curioso caso del rebelde argentino en Libia


Puede leerse hoy completo en Clarín: “El cordobés José Emmanuel Piaggesi apareció hace meses por Bengazi, cuando comenzaba la revolución en febrero pasado, con una computadora que apenas funcionaba y presentándose como estudiante de periodismo. Al poco tiempo descubrimos que este chico de 23 años se había sumado a los rebeldes, andaba camuflado y tenía su Kalashnikov. Ahí aclaró un poco su relato. No era estudiante de periodismo sino un docente de una escuela técnica mendocina de nivel primario que venía de unos meses en los territorios palestinos trabajando con una agencia de asistencia cristiana y quería acompañar la rebelión libia”.

En la breve entrevista mantenida en Trípoli con Marcelo Cantelmi, jefe de la sección internacional del Clarín, José confiesa que en cierto momento de la guerra se sintió incómodo. “¿Incómodo en qué sentido?”, pregunta el corresponsal. “Ideológicamente –responde José–. La llegada de la OTAN hizo que mucha gente con buenas intenciones defendiera a la dictadura. Y vos sabés lo que es esta dictadura. Me fui un mes. Estuve un mes en Egipto, por ahí, quería pensar. Y decidí volver porque yo creo en la gente que estuvo todo el tiempo conmigo”. A la pregunta de si estuvo mucho en el frente, nuestro rebelde contesta que “sí, pero nunca vi un ataque de la OTAN. Me salvé de eso. El único que vi fue cuando destruyeron 30 camionetas de los rebeldes”.

Viene de Palestina, entra, sale, vuelve a entrar. En un momento reniega de la intervención de la OTAN. Luego dice que no ha presenciado ningún ataque de la misma, salvo la destrucción de un convoy perteneciente al propio bando. La conversación termina a los abrazos y con saludos: “Me pide mandar saludos a sus alumnos de la escuela técnica y a Convergencia Socialista, un grupo al que dice no pertenecer pero que le cae bien que haya enviado su adhesión a la causa de estos revolucionarios”.

Lo primero que se me ocurre averiguar a continuación es qué es “Convergencia Socialista”. Me suena pero no lo tengo. Lo aclaro: grupo troskista que integra el Frente de izquierda y los Trabajadores. En su página encuentro una nota sobre José, donde me entero que no es cordobés sino mendocino, y que le contó a la BBC británica que su grupo “está integrado por cuatro equipos conformados por 30 personas aproximadamente, cada uno con su respectivo líder. Muftah Al-Sibhawy es el nuestro, pero a la vez los cuatro equipos respondemos a las órdenes de Abd al-Salam, un veterano cuya experiencia es netamente organizativa, no bélica”. Por su parte, José Emmanuel se hace llamar Yusseff al-Arjentiny y lleva colgada una chapa con la foto del Ché.


Sigo buscando. Su cuenta de Facebook está a nombre de “Un neuquino en Libia”. ¿Cordobés, mendocino o neuquino? Doy con una página contrarrevolucionaria cubana llamada Cuba Out, que reproduce un artículo publicado por el diario Los Andes de Mendoza, basado a su vez en una entrevista para ABC de España. Tal parece que nació en Mendoza, pero su familia lleva varios años radicada en Neuquén. Según ABC, Piaggesi “tiene una acreditación de prensa a nombre de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) y quincenalmente envía reportes al periódico universitario, aunque admitió no ser periodista”. Esto fue lo que confundió al enviado de Clarín, bastante desaprensivo él a la hora de presentarnos un héroe de nuestros pagos.

Finalmente, y como era de intuir, descubro que la prosecretaria de Comunicación Institucional de la UNC, María José Quiroga, se encargó de afirmarle al diario cordobés La Voz del Interior que Piaggesi nunca colaboró en la revista “Hoy la Universidad”, y que tampoco se registran su nombre o sus notas en el boletín semanal que se edita como periódico digital.

Se dice que “Dios trabaja de manera misteriosa”, y ojalá fuera éste el caso de un joven cristiano y anticapitalista cuyos hados revolucionarios lo condujeron a Libia, aunque sea del lado equivocado, allí donde por mucho que uno le pida y rece, Dios siempre reserva un lugar para los troskos. Pero también la CIA y todos los servicios de inteligencia de la OTAN tienen sus maneras misteriosas para jugar como dioses con los destinos de los pueblos, y ni los revolucionarios están exentos de caer bajo el influjo de esos poderes.

jueves, 11 de agosto de 2011

Modelo chileno


Camila Antonia Amaranta Vallejo Dowling nació en Santiago a finales de abril de 1988. Estudia geografía, milita en las Juventudes Comunistas y es presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile.

miércoles, 3 de agosto de 2011

Aguante la Juventus en Colombia


La Copa Mundial de Fútbol Sub-20 se juega desde que Túnez la organizó por primera vez en 1977. Desde entonces fue disputada en 17 ocasiones, siendo Argentina el equipo que la ganó más veces, con seis títulos en su haber. Brasil tiene cuatro campeonatos y Portugal dos. España, Alemania, Ghana, Yugoslavia y la Unión Soviética lo obtuvieron en una oportunidad.

El torneo ha servido para consagrar local e internacionalmente a futbolistas como Diego Maradona, Davor Šuker, Luis Figo, Juan Román Riquelme, Pablo Aimar, Esteban Cambiasso, Ronaldinho, Rafael Márquez, Javier Saviola, Xavi Hernández, Sergio Agüero, Iker Casillas y Lionel Messi, entre muchos otros.

La primera conquista argentina tuvo lugar en la edición de 1979 celebrada en Japón, triunfando luego en Qatar ‘95, Malasia ‘97, Argentina ‘01, Holanda ‘05 y Canadá ‘07.

A lo largo de esta historia, cuatro jugadores argentinos resultaron goleadores (Ramón Díaz, Saviola, Messi y Agüero) y cuatro fueron premiados con el Balón de Oro (Diego, Saviola, Messi y el Kun).

El actual campeón es Ghana. La 18va edición se lleva a cabo por estos días en Colombia, donde Argentina marcha a la cabeza del Grupo F, compartido con México (1 a 0) Inglaterra (0 a 0) y Corea (mañana a las 15hs).

Contra Inglaterra el equipo argentino hizo un muy buen partido y en los últimos 20 minutos estuvo cerquita de ganarlo. Destacaron Pezzella, Iturbe, Luque y Martínez. Cabe remarcar que en el ataque titular juega el astro riverplatense Erik Lamela, autor del gol contra México.

Poquísima bola le están dando mis colegas en general. A saber por qué.

La nómina completa del equipo dirigido por Walter Perazzo es la siguiente:

1-Esteban Andrada (Lanús)
2-Germán Pezzella (River)
3-Nicolás Tagliafico (Banfield)
4-Hugo Nervo (Arsenal)
5-Ezequiel Cirigliano (Ríver)
6-Leonel Galeano (Independiente)
7-Matías Laba (Argentinos)
8-Roberto Pereyra (Ríver)
9-Facundo Ferreyra (Banfield)
10-Erik Lamela (Roma, Italia)
11-Juan Manuel Iturbe (Porto, Portugal)
12-Rodrigo Rey (Ríver)
13-Lucas Kruspzky (Independiente)
14-Adrián Martínez (San Lorenzo)
15-Alan Ruiz (Gimnasia y Esgrima La Plata)
16-Lucas Villafañez (Independiente)
17-Rodrigo Battaglia (Huracán)
18-Leandro González Pirez (Ríver)
19-Agustín Vuletich (Vélez)
20-Carlos Luque (Colón)
21-Damián Martínez (Arsenal, Inglaterra

martes, 2 de agosto de 2011

Muchas gracias de nada


Cuando la TV Pública empezó a transmitir las entrevistas que el senador Filmus le hizo a los presidentes latinoamericanos, publiqué en este blog:


No hubo caso. Daniel Filmus fue reelegido como candidato a jefe de gobierno y volvió a perder contra Mauricio Macri. De todos modos, los resultados obtenidos por el PRO en la primera vuelta pusieron en evidencia que vencer a la derecha porteña era imposible cualquiera fuera el candidato.

La Korpo y gran parte de la blogósfera kirchnerista insisten con la idea paralizante de que la derecha está desarticulada, que su partido político se resume a un multimedio, y que su verdadero líder es un villano llamado Magnetto, cuya supremacía reside en una todopoderosa trompeta de batalla. No estoy exagerando, sino citando casi textualmente la fabulosa explicación de la derrota que Abal Medina le ofreció a Víctor Hugo por Continental. Dijo que el resultado del último domingo había que buscarlo en la campaña del Grupo Clarín. Propuso como ejemplo comparar las tapas del Clarín de ayer con la de hace cuatro años.

Comparemos:


Macri derrotó a Filmus por 20 puntos en el 2007, cuando la guerra entre Clarín y el gobierno todavía no se declaraba. El propio Néstor Kirchner había firmado dos años antes el decreto que le prorrogó a la Corpo –y a otros monopolios– su licencia para seguir explotando los negocios mediáticos de radio, TV abierta y TV por cable. No cabe duda que la campaña opositora iniciada por Clarín a partir del 2008 influyó para que Kirchner perdiera contra De Narváez al año siguiente. Pero tampoco quedan dudas de que el poder maléfico de Magnetto ya no es el mismo de entonces. En todo caso, podemos hacerlo responsable de blindar la imagen de su nuevo socio y de ayudarlo a ampliar su ventaja electoral. Pero hay una sucesión reciente de hechos que convendría tener en cuenta y que incluye cuando menos:

1. El asesinato de Mariano Ferreyra
2. La amenaza de paro nacional efectuada por Moyano contra la persecución de Clarín a su persona
3. Los reiterados desmadres habitacionales y territoriales
4. La represión policial implementada para desalojar a los ocupantes, la más sangrienta de las cuales aconteció tres días antes del balotaje, llevando a 14 la cifra de muertos en poco más de un año
5. La mudez y/o tartamudez de los principales referentes gubernamentales a la hora de condenar estos hechos
6. Schoklender
7. La pelea protagonizada por los directivos del INADI.

A los que me atrevería a incorporar:

8. El inoportuno adelanto del libro “La Presidenta” de Sandra Russo, publicado en P12 una semana antes de la elección
9. Sandra Russo
10. Fito y los asqueados
11. El rendimiento decreciente de la oferta contrainformativa hegemonizada desde la productora Pensado Para Televisión
12. La culminación del luto guardado tras la muerte de Néstor
13. La malaria en el fútbol

Ríver se fue a la B, Boca repitió una pésima campaña, Argentina se despidió temprano de la Copa América, y la AFA anunció la creación de un megacampeonato que llevaba el costo del Fútbol Para Todos de 600 a 1200 millones de sopes. En su charla con Víctor Hugo, Abal Medina le confió además ser hincha de Ríver, igual que el capo de PPT (el encapuchado Gvirtz). Durante la semana posterior a la debacle riverplatense, algunos conductores y columnistas de 678, DDD y TVR se dedicaron a proponer la temeraria teoría de que el equipo de Núñez fue bombeado con el objetivo de aumentar la teleaudiencia de los canales que transmiten los partidos de las categorías subalternas. Pero la clarísima victoria de Belgrano en Córdoba, el gol pirata anulado por el árbitro al inicio de partido de vuelta, el penal que Olave le atajó a Pavone y los gritos pelados del Tano Pasman mandaron al descenso semejante conjetura. El gobierno queda pegado desde hace tiempo a Julio Grondona, un tipo que tiene por lejos la peor prensa del país. De toda la prensa. Hecho el daño, al día siguiente de las elecciones, Grondona declara que finalmente lo del megacampeonato no va.

Pero volviendo al ex candidato Filmus, qué se puede decir de la descorazonadora perfomance de su equipo proselitista, incapaz de contrarrestar una propaganda horrenda y vacía que consistió en inflar globitos. Durán Barba puede ser un hábil estratega, pero si su gran acierto fue “mirar en el corazón de la gente” y disfrazar a Mauricio de Blanca Nieves, vámonos todos a la conferencia de las ecuatorianas Islas Galápagos. Repasemos los afiches de nuestro malogrado pollo (con barba): “Por más educación”, “Por más salud”, “Buenos Aires Para Todos”. Qué propuestones más divinos. Para el balotaje se avivaron y agregaron corazoncitos. Si hubieran puesto “Disneylandia Para Todos”, por ahí arrimábamos.

¿Y qué hay de los soldados de Abal Medina? ¿Qué onda los X Men? Llegando a la esquina principal del Parque Lezama, me topé hace unas pocas semanas con un puesto de mesas bajo un toldo y unas banderas de La Cámpora. Me acerqué interesado en conseguir algún material y quizás cruzar un par de buenas ondas con los compañeros. De inmediato noté dos grupos definidos: un par de desganadas jovencitas que me dieron toda la impresión de estar ganándose unos mangos, y un grupo de chicas y chicos que charlaban sobre cine recostados en la grama del parque. Estos mutantes ni siquiera repararon en mi paso por la tienda. De la clase obrera sólo conseguí unos volantes de propaganda gubernamental del tipo promoción de Cinemark, esos de buen papel como los que vienen intercalados con las boletas de la luz y el gas. Me fui rogando encontrar el auxilio de una parejita de infatigables troskos. Ni eso.

Y lo más ingrato de todo: ¿Cómo entender que después de haberse pasado dos semanas denunciando la campaña sucia de consultas telefónicas que involucraban el buen nombre de su mismo padre, Filmus terminara felicitando a Macri por triplicado y con copia de la presidenta? ¿Cómo entender que después de haberlo felicitado tres veces a Macri no tuviera una mínima muestra de agradecimiento para quienes desde Nuevo Encuentro le aportamos 113287 votos, equivalentes a una cuarta parte del total obtenido en la primera vuelta? Digo: ¿No cabía un breve “Gracias Martín Sabbatella, y a las fuerzas de NE”? ¿Hubiera sido un gesto castigado por el sciolismo o el peronismo antiprogresista de los Artemio?

Artemio (López) es el encuestador antisabbatellista que anda diciendo eso de que “el peronismo no es un progresismo”. Entre los progresistas peronistas hay quienes le agradecen a Filmus el haberse bancado la parada electoral. Yo le agradezco al Chivo Rossi, porque junto a compañeros y compañeras como él seguiremos luchando para que el peronismo y el progresismo dejen de ser un anticomunismo.

A Filmus nada. Muchas gracias de nada.

El mejor presidente del mundo





jueves, 28 de julio de 2011

Cuarto Cielo


El australiano James Magnussen ganó hace media hora los 100 metros libres en el mundial de natación de Shanghai. Con una marca de 47.63 segundos aventajó al canadiense Brent Hayden (47.95) y al francés William Meynaird (48.00). El brasileño César Cielo Filho, poseedor del récord mundial (46.91) terminó en cuarto lugar. Transmitió Bonadeo y comentó el súper campeón de la prueba José Meolans. El nadador bahiense Matías Aguilera, dueño del récord argentino (48.99) finalizó en la posición 50°.

Estos tipos sí que vuelan.




miércoles, 27 de julio de 2011

Sandra Russo y La Presidenta


Página 12 publicó el domingo pasado un adelanto exclusivo de la biografía autorizada que Sandra Russo escribió sobre Cristina. A propósito de la misma, Víctor Hugo mantuvo esta mañana una conversación radial con la panelista de 678, en la cual, según leí en otro blog: “Russo dijo que entrevistó a la Presidenta sólo cuatro veces, y que no sabía por qué Cristina la había elegido a ella para que llevara adelante semejante empresa: escribir un libro sobre su vida, su biografía”.

Entre las cuitas que revela la biografía, se menciona al ex jefe de gabinete Alberto Fernández como un operador o “vocero” del grupo Clarín dentro del gobierno. Fernández no tardó en publicar su descargo mediante una carta abierta aparecida en La Nación esta misma mañana.

Hace poco más de un año, Sandra presentaba su trabajo sobre la Tupac y Milagro Sala. Asumamos que el proyecto biográfico se gestó entonces, o antes, y no después del fatídico octubre del 2010. “La Presidenta” sale a la venta el próximo lunes. ¿Es posible editar la biografía de un mandatario en funciones en tan corto tiempo? ¿Es posible reunir las consideraciones que permitan medir la prudencia política general y particular de semejante texto? ¿Qué decir del contexto? ¿Qué necesidad de adelantar esas cuitas gubernamentales a una semana del ballotage en la CABA y el mismo día de las elecciones en Santa Fé?

martes, 26 de julio de 2011

La tenue chispa de los muchachos de taco alto


Ves algo que parece una estrella
saliendo disparada fuera de la tierra
y una guitarra al mango te hace dar vueltas la cabeza
y simplemente no podés escapar del sonido
no te preocupes
está todo bien
te sucederá
una vez fuimos niños
jugando con juguetes

Y eso que estás oyendo es tan sólo el sonido
de la tenue chispa de los muchachos de taco alto

El porcentaje que estás pagando es muy alto
mientras vivís rebuscándotelas por todos los medios
el hombre de traje acaba de comprarse un coche nuevo
con las ganancias que hizo de tus sueños
pero justo hoy leíste que el tipo fue muerto a tiros
por un arma que no hizo ningún ruido

No fue la bala que lo dejó tendido
fue la tenue chispa de los muchachos de taco alto

Si tuvieras sólo un minuto para respirar
y te concedieran un último deseo
pedirías algo así como otra oportunidad
o algo por el estilo
no te preocupes demasiado
te sucederá
tan seguramente como tus penas o alegrías

Y las cosas que te molestan son sólo el sonido
de la tenue chispa de los muchachos de taco alto

Si te diera todo lo que me pertenece
y no te pidiera nada a cambio
¿harías por mí lo mismo que yo haría por ti?
o llévame de paseo
y quítame todo
incluyendo mi orgullo
el espíritu es algo que nadie destruye

Y el sonido que estoy oyendo es sólo el sonido
de la tenue chispa de los muchachos de taco alto

Jim Capaldi
(1944-2005)

Qué bonita vecindad


Vecina, vecino, mi Buenos Aires querido: Parecía imposible, pero al final Ríver se fue a la B. ¿No sería genial que este domingo gane Filmus? No. Lo que sería verdaderamente genial es que Macri no gane el domingo. Haga el milagro. Esta vuelta no lo vote.

viernes, 22 de julio de 2011

Hoy mi deber


Hoy mi deber es estar con mi novia y nuestra pareja de amigos mexicanos, que viven aquí, en el departamento que vive arriba del nuestro. Hay vino, hay puchos, mota, mole, instrumentos de música, un cancionero de Silvio que es una reliquia. Hicimos "Son desangrado". Hojeando las partituras apareció el tema "Hoy mi deber", y yo recordé haber leído que la compuso en un hotel de Oslo, a pedido del festival para el que había llegado a Noruega. Después de cantarla, el álbum se abrió en una mis fotos preferidas de este viaje en la vida que nos tocó en suerte vivir con él, al mismo tiempo, en compañía de sus canciones: "Con diez años de menos".

Con diez años de menos, la mañana del sábado 21 de julio del 2001, yo desembarcaba en Kristiansand, sobre las costas de Noruega, al cabo de media docena de taxis, dos aviones, dos trenes y el crucero "Princesa de Escandinavia", habiendo pasado desde Buenos Aires por la Habana, París, Londres y Newcastle On Tyne. Todavía me quedaban cinco horas de autobús para llegar hasta mi amada de entonces, que aquella tarde me esperaba en la terminal de Oslo.

En Oslo yo viví en la "Calle de los Cuentos de Hadas", a veinte cuadras del centro, allí donde está el palacio de los reyes, el Teatro Nacional de Ibsen, y la sede del gobierno donde hoy explotaron las bombas. Yo supe andar por esas veredas, y por debajo de esas veredas, entre los recovecos subterráneos de mi vida entre los vikingos, allí donde yo cantaba canciones para hacer llover, para hacer llover coronas.

Hoy mi deber es seguir aquí con los chicos, bebiendo, fumando, comiendo, charlando y cantando. Mañana, pasado y durante los días siguientes continuaremos nuestra dedicación a la búsqueda. Hoy mi deber era poder decir y colgar algo como esto, esta misma noche:


jueves, 21 de julio de 2011

No es de Brecht

Es del pastor luterano Martin Niemöller (1892-1984) retenido en los campos de concentración de Sachsenhausen y Dachau desde 1938 hasta 1945. Y dice así:

Als die Nazis die Kommunisten holten
habe ich geschwiegen
ich war ja kein Kommunist

Als sie die Sozialdemokraten einsperrten
habe ich geschwiegen
ich war ja kein Sozialdemokrat

Als sie die Gewerkschafter holten
habe ich nicht protestiert
ich war ja kein Gewerkschafter

Als sie die Juden holten
habe ich nicht protestiert
ich war ja kein Jude

Als sie mich holten
gab es keinen mehr der protestieren konnte


Cuando los nazis vinieron a llevarse a los comunistas
guardé silencio
porque yo no era comunista

Cuando encarcelaron a los socialdemócratas
guardé silencio
porque yo no era socialdemócrata

Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas
no protesté
porque yo no era sindicalista

Cuando vinieron a llevarse a los judíos
no protesté
porque yo no era judío

Cuando vinieron a buscarme
no quedaba nadie que pudiera protestar


(Nota: Primero vinieron por los comunistas)

Embajadas telefónicas


Mucho se habla de Durán Barba, y nada de las Embajadas de los Estados Unidos e Israel, ahí donde le indicaron a Macri que "el mejor policía" era el Fino Palacios, capo federal de las escuchas.

Embassy of the United States
 Buenos Aires, Argentina

miércoles, 20 de julio de 2011

A los amigos del alma



Habrá un abrazo cerca del mar
habrá una noche sin pestañear
cuando te vuelva a ver

Habrá preguntas sobre el amor
y horas enteras de mostrador
cuando te vuelva a ver

Habrá canciones y canciones sin parar
habrá lo que he guardado
para cuando te vuelva a ver

Dios guarde siempre en su rincón
a los amigos del alma
Dios no les quite luz ni calma
a los amigos del corazón

Habrá gurises alrededor
habrá noticias sobre el campeón
cuando te vuelva a ver

Habrá memorias de aquel barrial
habrá reírnos hasta llorar
cuando te vuelva a ver

Habrá canciones y canciones sin parar
habrá lo que he guardado
para cuando te vuelva a ver

Habrá un asado en lo de Ramón
olor a vino tinto y fogón
cuando te vuelva a ver

Habrá esos mates de conversar
y arreglar mundos en cada bar,
cuando te vuelva a ver

Derrotaremos a esta soledad
habrá lo que he guardado
para cuando te vuelva a ver

Letra y Música: Orlando Miño

martes, 19 de julio de 2011

Grecia: crisis y armamentos

por Idafe Martin

Grecia aprobó a finales de junio el segundo plan de ajuste en un año, un durísimo recorte de gastos sociales, aumento de impuestos y tijeretazo a los salarios que contrae aún más la economía. Era la exigencia de sus socios europeos y del FMI para aprobar un nuevo rescate, que todavía se discute, sin el cual Atenas caería en default a principios del otoño europeo.

Pero hay un sector en el que Atenas casi no ajusta . Grecia es el primer país europeo en gasto de Defensa por el tamaño de su economía, hasta el 4,3% del PBI. En Europa, según datos de la OTAN y del World Factbook de la CIA, le siguen Francia y Bulgaria (2,6%), Reino Unido (2,4%) y Portugal (2,3%). Alemania apenas alcanza el 1,5% y España el 1,2%. A finales de 2011 el gasto en Defensa debe reducirse hasta el 3,2% del PBI, todavía el primero en la UE.

En las últimas tres décadas, el presupuesto militar griego ha ido subiendo y Grecia, cuarto importador mundial de armas –según el Stockholm International Peace Research Institute (SIPRI)–, ha seguido comprando, principalmente a EE.UU., Francia y Alemania. Así, los mismos países que presionan a Grecia para que ajuste a cambio de préstamos que eviten su default son sus principales suministradores de armas y quieren seguir siéndolo .

Eso hace que sigan en vigor los contratos –por valor de 6.000 millones de dólares– que Grecia firmó por la compra de fragatas francesas y submarinos alemanes, sin que se vislumbre para qué necesita Atenas semejante armamento. Grecia ya recibió tres submarinos alemanes fabricados por Tyssen Krupp por valor de 3.300 millones de dólares y espera otros dos.

Alemania, tercer exportador mundial de armas, tiene a Atenas entre sus principales clientes .

Además, Grecia anunció en 2010 –y no se ha retractado– la compra de seis fragatas francesas por otros 3.300 millones de dólares. Y París, según el SIPRI, intenta también venderle a Atenas 15 helicópteros y 20 cazabombarderos Rafale, a 100 millones de dólares cada uno .

El poderío militar griego y su continuo rearmamento se explica por su miedo atávico a la vecina Turquía, pero los turcos, aunque todavía dedican más del 5% de su PBI a Defensa, llevan años reduciendo gastos. Y propusieron a Grecia un acuerdo para hacerlo conjuntamente, que el anterior gobierno griego de Costas Karamanlis rechazó. Además, un conflicto con Turquía es altamente improbable porque los dos países son miembros de la OTAN y aliados clave de EE.UU. en la región.

Grecia era en 2005 el país número 28 del mundo por gastos absolutos de Defensa y ya es el vigésimo. Mientras, los gastos en educación son el 4% del PBI , los últimos en Europa sólo por delante de Eslovaquia.

(Este artículo fue publicado hoy en Clarín como "Atenas ajusta pero sigue comprando armamento")